Kiboka, cocina japonesa de influencia china

  • Abre en Madrid Kiboka, un nuevo restaurante de cocina japonesa que elabora platos populares del país nipón con un twist de ingredientes y técnicas de China

 

  • Su amplia carta incluye, entre otros, distintas variedades de sushi, niguiris, sashimis o ramen, además de arroces, carne, pescado y marisco

 

La cocina japonesa es una de las más extendidas del mundo, sobre todo algunos de sus platos más populares, como el sushi. Pero pocos saben de la gran influencia de China en la gastronomía nipona, desde el uso de palillos y la salsa de soja hasta el ramen o las gyozas. Por este motivo, Quifeng Lin (conocido como Dani), acaba de abrir Kiboka en el madrileño barrio de Salamanca, un restaurante japonés con influencias de China, su país natal.

 

Un cocinero diferente

Dani es originario de Fujian, una provincia en la costa sureste de China. Influenciado por los productos del mar, siempre tuvo gran habilidad cocinando pescados y mariscos. Hace 15 años se mudó a España y recorrió el país trabajando en restaurantes de distintas ciudades como Tenerife, Las Palmas, Santander, Bilbao o Barcelona, aunque se escapaba a Madrid con frecuencia, hasta que decidió instalarse en la capital. En 2012 abrió su primer restaurante, Casa Sushi, en la calle Cartagena, y en 2014 lo trasladó a la calle Padilla, donde permanece hasta hoy. Se trata de un concepto exitoso donde triunfa con su servicio a domicilio. Sin embargo, Dani, cocinero de profesión y por pasión, necesitaba un nuevo lugar donde dejar volar su imaginación. Así fue como, en enero de 2019 abrió Kiboka, un nuevo restaurante japonés con una carta influida por sus raíces chinas.

 

El origen chino de la cocina japonesa

Gracias a su dilatada experiencia trabajando en restaurantes japoneses y a su propio origen, Dani ha diseñado una amplia carta con platos populares del país nipón a las que aporta su propia interpretación. Así, la carta incluye numerosas variedades de sushi (maki, uramaki, temaki, nigiri, gunkan, etc.), arroz y noodles (ramen, yakisoba, etc.), carnes (solomillo, pollo, pato), pescados y mariscos (bogavante, gamba roja, navaja, langostino, etc.), tartares, sopas o ensaladas (de algas o medusas). Entre los platos más fusionados destaca matsu lubina (cubierta de piñones) o el ushi arroz, servido en un tuétano, muy popular en China. Su carta de bebidas incluye varias referencias de sake.

 

Una decoración industrial

En la decoración, a cargo del propio cocinero y propietario de Kiboka, se buscó mezclar el aire industrial con estilo antiguo que recuerde a las calles más bulliciosas de China y Japón. A la entrada se encuentran unas mesas bajas con forma de boca de riego y asientos que simulan ser bidones de gasolina. A la izquierda, unas elegantes mesas con sofá corrido y sillones tapizados en tonos empolvados aportan el punto elegante de Kiboka. Y en el centro del local, una amplia barra con el frontal simulando la chapa de un contenedor sirve al tiempo de mesa alta donde poder comer o tomar algo, y lugar de trabajo para el sushiman. La cocina está parcialmente a la vista del salón.

 

Además, durante las noches de jueves, viernes y sábado, el local dispondrá de servicio de aparcacoches.

 

Dirección: c/ General Pardiñas, 70. 28006 Madrid.

Teléfono: 91 066 70 44

Horario de cocina: lunes a sábado, de 12h a 16:30h y de 20h a 00h; domingos de 12h a 16:30h.

Días de cierre: domingo noche.

Precio medio: 30-35€

Web: www.kiboka.es

Facebook: @restaurantekiboka

Instagram: @kibokamadrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Trabajar con Ideas Bien Contadas nos ha ayudado a posicionarnos en el sector gastronómico y fortalecer nuestra marca. En pocos meses conseguimos que varios de nuestros productos se convirtieran en tendencia. Aprovechamos las oportunidades que la agencia nos brindó, participando de las acciones puntuales propuestas, con numerosas publicaciones en prensa escrita, on-line y radio. Nuestra comunicación estuvo en las mejores manos y nos sentimos especialmente arropados también en el asesoramiento para la comercialización dentro del sector. Conseguimos cumplir nuestros objetivos en cuanto a branding, posicionamiento e incremento de nuestro revenue. Desde mi experiencia, probablemente los factores más importantes a la hora de contar con una agencia, por supuesto además de la efectividad y profesionalidad; son la humildad, honestidad y transparencia, sin duda los puntos fuertes de Ideas Bien Contadas.
Trabajar con Ideas Bien Contadas nos ha ayudado a posicionarnos en el sector gastronómico y fortalecer nuestra marca. En pocos meses conseguimos que varios de nuestros productos se convirtieran en tendencia. Aprovechamos las oportunidades que la agencia nos brindó, participando de las acciones puntuales propuestas, con numerosas publicaciones en prensa escrita, on-line y radio. Nuestra comunicación estuvo en las mejores manos y nos sentimos especialmente arropados también en el asesoramiento para la comercialización dentro del sector. Conseguimos cumplir nuestros objetivos en cuanto a branding, posicionamiento e incremento de nuestro revenue. Desde mi experiencia, probablemente los factores más importantes a la hora de contar con una agencia, por supuesto además de la efectividad y profesionalidad; son la humildad, honestidad y transparencia, sin duda los puntos fuertes de Ideas Bien Contadas.